Notas de Prensa

Sanidad y Derechos Sociales estudian medidas para frenar la resistencia a los antimicrobianos y mejorar la calidad de los cuidados en centros residenciales

  • Se ha celebrado una jornada sobre el abordaje integral de las infecciones y las resistencias a los antimicrobianos en los centros residenciales de larga estancia de personas mayores.
  • Los resultados de este trabajo conjunto se verán reflejados en la calidad de los cuidados que reciben las personas residentes en estos centros.

Madrid, 2 de febrero de 2024.-  Los ministerios de Sanidad y de Derechos Sociales, Consumo y Agenda 2030 han celebrado una jornada de trabajo "Abordaje Integral de las Infecciones y Resistencias Antimicrobianas en Centros Residenciales de Personas Mayores", para debatir medidas que contribuyan a la lucha frente a la resistencia a los antimicrobianos y a la mejora de la calidad asistencial y la seguridad de las personas residentes.

Se trata de un encuentro organizado por la Dirección General de Salud Pública y Equidad en Salud del Ministerio de Sanidad, el Instituto de Mayores y Servicios Sociales del Ministerio de Derechos Sociales, Consumo y Agenda 2030, el Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III y por la Unidad de Coordinación del Plan Nacional frente a la Resistencia a los Antibióticos (PRAN).

Esta jornada se ha celebrado con la intención de encontrar soluciones conjuntas entre todos los actores implicados en abordar este problema de salud pública y de extrapolar las acciones llevadas a cabo por el PRAN al entorno socio-sanitario.

Los centros residenciales de larga estancia de personas mayores ocupan un lugar clave en la generación de resistencias microbianas y en la transmisión de las mismas a la comunidad y a los hospitales.

La jornada ha contado con la participación de representantes de diversas comunidades autónomas y profesionales especializados de diferentes sectores, quienes han abordado, mediante diferentes grupos de trabajo, la adaptación de los Programas de Optimización del Uso de Antibióticos (PROA), los programas de prevención de infecciones y la vigilancia de la Salud Pública en los centros residenciales de mayores.

En este sentido, ha proporcionado un espacio de intercambio de experiencias y conocimientos entre los participantes del ámbito sanitario y social, con el objetivo de crear estrategias conjuntas y promover prácticas efectivas en la atención a personas mayores en centros residenciales.

Durante los talleres se ha trabajado en pequeños grupos con responsables de sociales y responsables de sanidad de las comunidades autónomas y se ha debatido de manera abierta sobre las dificultades, los desafíos y las oportunidades de llevar a cabo estos programas.

Este diálogo ha sido una oportunidad de aprendizaje mutuo para aterrizar los pros y los contras de cada proyecto. Además, ha dado pie a ver cómo algunas comunidades autónomas llevan un largo trecho trabajado y pueden ser un modelo para conocer en profundidad las estrategias para guiar la implantación nacional.

Conclusiones

Las principales conclusiones y recomendaciones de esta jornada han sido:

  • Para poder tener información de calidad sobre infecciones y resistencias a los antibióticos y poder así tomar las mejores decisiones de salud púbica es necesario disponer de sistemas de información interoperables que permitan integrar la información social y sanitaria de las personas que viven en estos centros. En la jornada se han compartido varias experiencias y modelos desarrollados por algunas comunidades autónomas que han avanzado de forma importante en esta vigilancia.
  • La implementación de PROA en centros residenciales de larga estancia tomando como referencia los modelos implementados en el ámbito hospitalario y comunitario es una estrategia viable y necesaria.
  • La implementación del programa de higiene de manos, los PROA y la vigilancia de las infecciones en centros residenciales debe hacerse de manera coordinada y adaptando estos programas a la heterogeneidad centros residenciales en nuestro país.
  • Respecto al programa de higiene de manos, la experiencia del Hospital Parc Taulí de Sadadell y del Hospital Ramón y Cajal en Madrid, con los centros residenciales asociados a estos hospitales, han servido como ejemplo de implementación de un programa de prevención de las infecciones y de seguridad del paciente, motivando así a los participantes a ponerse manos a la obra y mirar con optimismo las posibilidades de mejorar la prevención y el control de las infecciones en los centros sanitarios.
  • Esta jornada ha puesto de manifiesto la importancia de continuar e impulsar la colaboración entre el ámbito social y sanitario.